Skip to main content

Parque Nacional Paramillo (Colombia)

El parque nacional natural Paramillo se encuentra ubicado en el extremo norte de la Cordillera Occidental en Colombia. Su superficie hace parte de los departamentos de Antioquia y Córdoba. Los municipios más cercanos al mismo son Tierralta, Montelíbano y Puerto Libertador en Córdoba, y Peque, Ituango, Mutatá, Chigorodó, Carepa, Apartadó, Caucasia, Cáceres y Tarazá en Antioquia.

El Paramillo es la extensión final de la cordillera occidental, un despliegue de diversidad biológica y riqueza cultural. En esta zona habitan comunidades de la Etnia Embera, cuyas tradiciones culturales, a pesar de tener grandes presiones, permanecen en el tiempo. También y dadas las características y ubicación del parque dentro de una región productiva hay presencia de campesinos que han colonizado algunas zonas del parque.

Predomina el carácter montañoso con suelos de topografía abrupta y fuertes pendientes. En la parte alta de la cuenca del Sinú se presenta una amplia distribución altitudinal (125-3.960 msnm) que genera diversidad de pisos térmicos, posibilitando la presencia de ecosistemas estratégicos tales como páramo, planos inundables, acompañados por bosques húmedos tropicales, subandinos y andinos nublados.

 

Ubicación

 

Extremo norte de la cordillera Occidental, en los municipios de Tierralta y Montelibano en el departamento de Córdoba y Dabeiba, ltuango y Peque en el departamento de Antioquía.

 

Como llegar

 

 

Vía terrestre

Hay carretera desde Medellín hasta el municipio de Ituango. El recorrido toma unas 10 horas. Desde ahí hay una carretera hasta el corregimiento del Bajo Inglés. A partir de este punto debe continuarse por caminos de herradura.

Dos horas hasta Santa Ana y 5 horas más hasta la hacienda El Retiro, donde puede pedirse autorización para pasar la noche. Las cimas más altas del parque se encuentran a unas 5 horas de camino desde El Retiro, a través de trochas y de selvas andinas y páramos por donde no hay caminos. Para ir hasta el alto río San Jorge o el alto Sinú, debe tomarse el camino que desde Santa Ana conduce a La Vega y Antadó. El trayecto, que atraviesa el Macizo de Paramillo, toma unas 8 horas. Posteriormente, un camino de 2 horas conduce a la cabaña del Ministerio del Medio Ambiente, ubicada en La Manga. Caminando durante otras 8 horas puede llegarse a Badillo, un puerto fluvial sobre el río San Jorge.

Desde Montería puede llegarse a Tierralta a través de un carreteable y desde allí a Frasquillo y al alto Sinú. Para llegar a la parte alta del río San Jorge se puede tomar también la vía Montería Caucasia, Juan José y desde allí, las trochas que conducen a Badillo.

 

Sitios de interés y actividades

 

  • Sitios de interés

– Río Verde

– Río Esmeralda

– Río Manso

– Río Sinú.

 

  • Actividades permitidas en el área

En la actualidad las actividades priorizadas para el área son la investigación y la conservación.

 

  • Ecoturismo

De momento, el Parque no presta servicios de ecoturismo, ni posee infraestructura para ello.

 

 

Recomendaciones

 

Vacunarse contra tétano, fiebre amarilla, llevar botiquín de primeros auxilios con suero antiofídico polivalente, medicamentos contra amebas y antidiarreicos. Llevar los alimentos necesarios que deben ser ricos en calorías y proteínas. Tomar todas las precauciones para un viaje de estas características. Las trochas demandan un esfuerzo físico considerable.

Si no se tiene buena preparación física debe viajarse a caballo o en mula. Es prudente llevar un guía. En la región pueden alquilarse caballos y mulas. No destruya la naturaleza, no deje basura y no contamine las fuentes de agua.

 

Ecosistema

 

En el Parque Nacional Natural Paramillo se ven representados los ecosistemas de selva húmeda o bosque húmedo tropical, que se localiza en la franja tropical, por debajo de 1.000 metros sobre el nivel del mar y su característica principal son las alta precipitaciones durante la mayor parte del año. En esta área protegida la selva húmeda está representada en 254.719 hectáreas, que equivalen al 47,83% del área protegida, es el ecosistema que más biodiversidad alberga y el más estudiado; además de contribuir con el almacenamiento y fijación de más de 50 millones de toneladas de carbono, y la regulación hídrica de las cuencas de los ríos Sinú y San Jorge.

Otro ecosistema es el Bioma de Bosque Húmedo Subandino, ubicado en las vertientes bajas de los andes, generalmente entre 1.200 y 2.700 metros sobre el nivel del mar, caracterizándose por presentar un estrato arbustivo poco desarrollado, herbáceo denso y forestal dominante. En el Parque Nacional Natural Paramillo el bosque subandino tiene una extensión aproximada de 225.845 hectáreas, equivalentes al 42,42% del área protegida, allí se encuentra una gran diversidad de fauna y flora andina, tales como epífitas principalmente musgos, hepáticas, líquenes, orquídeas y bromeliáceas. Estos bosque funcionan como ecosistema transicional entre la selva humedad y los bosque altoandinos y páramo, aportando a la regulación hídrica, el almacenamiento y fijación de carbono.

Le sigue el Bioma de Bosque Húmedo Alto Andino, ubicado en la parte alta de las montañas andinas, generalmente por encima de los 2.700 sobre el nivel del mar, caracterizado por presentar árboles relativamente bajos, con hojas en promedio pequeñas, y con el sotobosque muy denso, a veces impenetrable. Las ramas y troncos suelen estar cubiertos por una gran cantidad de plantas epífitas, como musgos, bromelias y orquídeas. Son bosques muy húmedos y se les conoce como bosques de niebla. Este ecosistema tiene una extensión aproximada de 50.333 hectáreas, las cuales representan el 9,41% del Área Protegida.

El Páramo es el ecosistema tropical de montaña con importantes funciones ecológicas y ambientales como la regulación del ciclo hidrológico, el almacenamiento de carbono atmosférico, y su posición como corredor biológico para diversas especies de flora y fauna, lo convierten en un ecosistema vital para la región andina, se ubica en el extremo sur del área protegida donde se encuentra la mayor elevación, El Cerro de Paramillo, con 3.960 msnm, en el cual se localiza el bioma de Paramo. Tiene una extensión aproximada de 1.564,0 ha., equivalentes al 0,34% del área protegida. Además de su belleza paisajística el Páramo de Paramillo es fundamental en la regulación hídrica de las cuencas de los ríos Sinú, San Jorge, Atrato (representado por el río Sucio) y Cauca (representado en los ríos Peque, Ituango y Tarazá).

Otros sistemas ecológicos singulares del PNN Paramillo

Además de los biomas el Parque Nacional Natural Paramillo cuenta con sistemas ecológicos singulares como los humedales constituidos por ciénagas, pantanos, madreviejas y el conjunto de meandros que interconectan el complejo cenagoso que se encuentran en las cuencas altas de los ríos Manso y Tigre, en el bioma de selva húmeda tropical. Ciénagas como el Barrial y el Carmen que tienen una extensión total de 500 hectáreas forman parte de este complejo de humedales, que periódicamente inundan bosques naturales, registrándose allí la presencia de rodales puros de cativo (Prioria Copaifera). Este tipo de ecosistemas es despensa y hábitat permanente de jaguares, pumas, cerdos de monte entre otros.

La formación vegetal de Quercus Humboltdii (roble de tierra fría o de montaña) en el complejo montañosos del Cerro Murrucucú, el cual lo constituyen rodales puros de roble de montaña (Quercus humboldtii Bonpl) en pisos altitudinales inferiores con relaciona a otras formaciones vegetales de roble en el país. La presencia de esta población en el parque se convierte en las poblaciones más septentrionales de la cordillera occidental y se constituyen en un referente importante para entender la evolución y distribución geográfica de la especie.

EL Cerró Flecha: En este cerro nace la Quebrada Flecha, se considera que en la actualidad presenta muy buenas coberturas vegetales y es refugio de una importante muestra de la biodiversidad presente en el Parque Nacional Natural Paramillo.

El Cerró Murrucucú: Considerado un enclave biológico en el cual nacen múltiples quebradas y el Río Manso, presenta una gran biodiversidad y a la fecha cuenta con importantes inventarios biológicos en diferentes sectores. Además de los dos cerros antes mencionados, se reconocen también como sitios singulares el Alto del Oso y los cerros Tatamá y Sombrerito, estos son de gran valor puesto que en ellos nacen importante quebradas y son referentes culturales de las poblaciones indígenas y campesinas que habitan al interior del AP.

 

Clima

 

La temperatura es de 27°C en las zonas bajas y 3°C en la cima del Paramillo.

– Meses secos

Entre enero y marzo y entre julio y agosto.

 

– Meses lluviosos

Entre marzo y junio y entre septiembre y diciembre.

 

Flora

 

La gran diversidad de plantas reflejan la variedad de ecosistemas que el Parque Nacional Natural Paramillo tiene, en esta área protegida se han registrado unas 648 especies, de las cuales siete especies se encuentran en algún grado de amenaza según las categorías de la UICN (Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza), de las cuales se encuentran en peligro crítico Cariniana Pyriformis y Reinhardtia Koschnyana, entre otras.

Trabajos realizados en algunos sectores del área protegida reconocen como las familias más representativas a las Rubiaceae, Arecaceae, Moraceae, Mimosaceae y Caesalpinacea, encontrando al menos que unas 140 especies de plantas presentan uso por parte de las comunidades campesinas.

Las palmas son uno de los grupos más representativos, entre las que es posible encontrar la Mil Pesos (Oenocarpus Bataua), la Güerre (Astrocaryum Standleyanum) y la Barrigona (Iriartera Deltoidea) y maderables como el Abarco (Cariniana Pyriformis). En el páramo del parque se han reportado tres especies de la familia Orchidiaceae Epidendrum Macrostachyum, Pleurothallis Cosmetron y Masdevallia Anisomorpha, esta última categorizada como en peligro (EN). El área protegida también tiene las formaciones de bosque de Quercus Humboldtii Bonpl ubicadas más al norte de su distribución normal para Colombia además de ser las más bajas en rango altitudinal.

 

Fauna

 

La fauna presente en el área protegida es variada y diversa. Los ecosistemas del Parque muestran una enorme diversidad en cuanto al origen de las especies que los integran, encontrándose elementos de afinidad centroamericana, magdalenense, chocoana, andina y amazónica, la región del Alto Sinú es considerada parte de un antiguo refugio pleistocénico de selvas húmedas. Los inventarios biológicos de vertebrados revelan que en el parque se encuentran unas 60 especies de peces, 65 especies de anfibios, 96 especies de reptiles, 386 especies de aves y unas 62 especies de mamíferos. En el área protegida se encuentran especies que tienen gran importancia para la conservación a nivel local, regional y nacional, como es el caso de la Danta Amazónica (Tapirus terrestris), el Oso Andino (Tremarctos Ornatus), el Jaguar (Panthera Onca) y el Puma (Puma Concolor), el Venado de Cola Blanca (Mazama Sanctaemartae) y Cerdos de Monte (Pecari Tajacu y Tayassu Pecari); además de primates como la Mica Prieta (Ateles Fusciceps) que se encuentra en peligro de conservación (EN) a nivel nacional y el Titi (Saguinus Oedipus) que se encuentra en peligro crítico (CR). Al menos 61 de las especies de fauna silvestre presentes en el parque están bajo alguna categoría de amenaza.

También es posible encontrar aves terrestres de gran tamaño como el pavón de Pico Azul (Crax Alberti) y el Pavón de Pico Amarillo (Crax Rubra) y grandes reptiles como el Caimán de Aguja (Crocodylus Acutus). En esta área protegida se encuentra una gran riqueza de peces como la Dorada (Brycon Sinuensis), el Bocachico (Prochilodus Magdalenae), el Bagre Pintado (Sorubim cuspicaudus), el Rubio (Salminus Affinis), entre otras.

 

Fuente: Parques Nacionales

 

banner_colombia

Comentarios

Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *